Que las mujeres participen plena y equitativamente en todos los ámbitos de la sociedad constituye un derecho fundamental, pero ellas continúan estando subrepresentadas en diferentes campos.

En el artículo anterior hablamos de ciertas acciones cotidianas que producen desigualdad, pero… ¿Qué actos tenemos normalizados en el ámbito laboral que fomentan la igualdad?  Te mostramos algunos.

 

Estereotipos de género que crean desigualdad:

Los estereotipos de género son aquellas ideas y creencias comúnmente aceptadas en la sociedad sobre cómo deben comportarse hombres y mujeres y qué se espera de cada uno de ellos.

Por ejemplo, la carga de las tareas domésticas y de cuidado de las personas continúa reposando en gran medida sobre los hombros femeninos, trabajo tradicionalmente feminizado.

 

Falta de reconocimiento de autoridad y prestigio:

Se considera que las mujeres tienen menos capacidades para liderar que los hombres y, en caso de tener familia, se presupone que no dedicarán a la empresa el nivel de atención necesario.

 

Cultura empresarial sexista:

  • Ofertas de empleo que muchas veces vinculan aptitudes y capacidades al género y no al puesto de trabajo y la experiencia.
  • Situaciones que infravaloran a la mujer por el hecho de serlo o afectan negativamente a la dignidad de las mismas, como situaciones de acoso laboral, brecha salarial, etc.
  • Las mujeres empresarias y emprendedoras se enfrentan a diferentes obstáculos a la hora de crear sus empresas y hacerlas crecer en un entorno que todavía está muy masculinizado.

 

Utilización de lenguaje sexista por norma tradicional:

Sin ser conscientes de la posible discriminación en, por ejemplo, ofertas de empleo. El lenguaje cotidiano juega un papel muy importante en la ruptura de los estereotipos de género.

 

Cálculo de costes empresariales:

se entiende que una mujer, por poder quedarse embarazada, adquirir permisos de maternidad, lactancia o cuidado de hijos o personas dependientes, suponen un mayor coste empresarial para la empresa que los hombres.

 

La sociedad se encuentra en continuo cambio, y con ello se fomentan políticas de igualdad. Pero aún, a día de hoy, son altas las cifras que muestran la desigualdad laboral entre mujeres y hombres, fomentada principalmente por los estereotipos de género.

Si quieres saber más te puede interesar este artículo: Acciones cotidianas que fomentan la desigualdad.

Sí necesitas asesoramiento sobre los planes de igualdad puedes consultar nuestros servicios aquí.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
En este artículo: